Deja un comentario

Sentencia ignominiosa, revanchista e injustificable


La sentencia dictaminada hoy por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) es una auténtica ignominia. Tal resolución judicial afirma que el corredor madrileño Alberto Contador habría utilizado sustancias prohibidas (en este caso el clembuterol) para mejorar su rendimiento deportivo en el Tour 2010, y así tener ventaja sobre el resto de ciclistas para ganar la gran boucle.

En primer lugar, la decisión del TAS tiene efectos deportivos significativos. Uno de ellos es que Andy Schleck se convierte en el principal candidato para ganar la ronda gala, además de que se priva al aficionado del ciclismo del duelo de los dos escaladores por excelencia del planeta como son Contador y Schleck. También resta potencial a la selección comandada por José Luis de Santos con vistas a los JJ.OO. de Londres (que se celebran este año).

En segundo lugar, cabe destacar lo absurdo, lo injusto y lo revanchista que puede ser esta resolución debido al motivo que se le acusa al corredor. Independientemente del consumo de clembuterol vía carne (como defiende el corredor de pinto) o vía transfusión de sangre como dice la UCI y como destapó L’Equipe el 1 de Octubre de 2011, la cuestión principal es si esta cantidad ínfima (50 pictogramos) afecta al rendimiento del ciclista. Según, la mayoría de médicos consultados por los principales medios de comunicación del país, tanto deportivos como generalistas, esta cantidad no tiene repercusión en su rendimiento posterior. Es decir, no le otorga al mejor escalador del mundo un plus delante de sus adversarios. Por tanto, acusar a Contador de dopaje (entendiéndose este como una sustancia ilegal que se toma para mejorar la condición física del corredor) es una tremenda vergüenza que huele a un resquemor exacerbado que tiene los franceses con nuestros campeones.

En tercer lugar, por si la base de la acusación  no fuera ya bastante retorcida, encontramos dos casos de dopaje por clembuterol que superaban la cantidad ingerida por Alberto Contador. Estos no fueron condenados. Son el tenista francés Richard Gasquet y el tenista ruso de mesa Dmitry Ovtchanov.

Pero aún hay más. En la sanción se incluye la retirada del Tour que ganó Contador de forma ilegal, según afirma la UCI y el TAS, y del Giro de 2011. Durante el Giro Contador se sometió a innumerables controles, más aún, después de todo lo ocurrido. En ninguno de ellos dio positivo. Por tanto, quitarle el Giro es algo más que desproporcionado.

Como en el caso Valverde, al cual se le sancionó obviando que el contraanálisis le había dado la razón al corredor, el TAS y la UCI castigan con una severidad injustificable e incomprensible  los ciclistas españoles. Recordemos que los positivos por dopaje de corredores franceses se dicen después de la vuelta gala, no así en los españoles. No estoy haciendo un juego hipócrita de decir quien se dopa más, sino estoy defendiendo a un inocente, víctima de una terrible caza de brujas. Persecución que roza lo lamentable cuando se usa una cosa tan seria y tan dañina para el deporte y, en especial, para el ciclismo como es el dopaje.

Anuncios
Deja un comentario

Una reforma financiera ineficiente


Otra reforma financiera ineficiente

Ayer el ministro de Economía y (¿)Competividad(?), Luis de Guindos , presentaba ante la prensa la nueva reforma del sector financiero. Reforma, que según él, descongestionará las cañerías bancarias para que vuelva a fluir el crédito y limpiará los activos tóxicos de los balances de las entidades bancarias, todo sin que el contribuyente pague nada.

La cantidad aportada por el estado para este saneamiento es de 58.000 millones de euros. Los instrumentos utilizados para esta desinfección son los bonos convertibles contingentes. Los bonos convertibles contingentes son unos bonos que dan derecho, a su vencimiento o en periodos señalados en la emisión, a la conversión en acciones de la sociedad emisora a un precio o con descuento sobre su cotización señalado de forma anterior en la emisión. En román paladino, son unos bonos que da el estado a la banca, que si esta vuelve a necesitar de dinero, el estado es quien vuelve a cubrir las pérdidas convirtiéndose en accionista de ella. No obstante, siendo accionista no puede intervenir en las decisiones, ya que los bonos no guardan derechos políticos sino obligaciones de rescatar de nuevo. Si la banca no entra de nuevo en pérdidas, el estado obtiene una retribución fija, pero muy limitada al no ser accionista.

Pero, ¿quién paga esto? Según indicó el gobierno, lo pagará la propia banca con sus provisiones o capital. Sin embargo, parece bastante imposible, si la banca vuelve a necesitar de un nuevo rescate, para sanar el agujero tóxico de índole patrimonial. Y esto es más que un supuesto, ya que la cifra de 58.000 millones parece ser un cálculo erróneo, cuando desde los análisis realizados por Morgan Stanley, la cifra alcanza los 100.000 millones de euros. Es decir, los bancos seguramente volverán a necesitar ayuda. Por tanto, de nuevo es dinero que se entrega a la banca.

Lo positivo de la reforma presentada, es la limitación de los sueldos de los directivos de las entidades intervenidas. Esta decisión tapa una injusticia tremenda, ya que ¿Cómo pueden cobrar los directivos de entidades salvadas con dinero público sueldos millonarios? Por fin esta ofensa se terminó.

En definitiva, dejando a un lado la limitación de los sueldos, la reforma bancaria no solucionará nada. El estado debería  comprar todos los activos tóxicos de los bancos. Una vez hecho esto, se debería crear un parque de vivienda pública, ofreciendo alquiler a bajo coste, que se pagaría al estado y posibilitaría la inserción en viviendas de la gente. También se debería  abordar una renegociación de las hipotecas con las personas que no pueden pagar, para evitar el drama de los desahuciados. Esto se sufragaría con un impuesto a la banca, la persecución de su fraude y con la comprar del BCE de esos otros activos tóxicos de deuda pública ¿Para resolver el tema del crédito? Lo de siempre: la creación de la banca pública o la nacionalización del crédito. Ustedes eligen.

Deja un comentario

La renovación del PSOE


Hoy se celebra en Sevilla el 38 congreso del PSOE. De este conclave se espera que salga un candidato (ya sea Chacón o Rubalcaba) que sea proclamado Secretario General del partido y, a su vez, candidato a las elecciones del 2015, si no se anticipan, ya que con la voracidad de los especuladores nunca se sabe.

En primer lugar, la designación del nuevo líder del PSOE se hará mediante la votación de los 956 delegados. Esta votación, según  todos los altos cargos socialistas, es un ejercicio que tiene una calidad democrática indudable. Pero, en tiempos donde se puede votar mediante la red con las nuevas tecnologías, me pregunto ¿Por qué no un voto telemático entre todos los afiliados? Parece que esa “democratización” del PSOE que se preconizaba acaba siendo una simple máscara que tiene cierta apariencia democrática, pero que en realidad esconde un sistema cerrado de designación del candidato, donde las bases pierden influencia delante de los delegados provinciales.

En segundo lugar, creeo que la elección de un candidato no arregla los problemas estructurales del PSOE. El Partido Socialista Obrero Español necesita de una profunda renovación ideológica, de un debate ideológico, donde se medite a través del diálogo entre los integrantes del partido, unas políticas que resuelvan eficazmente los problemas desde un prisma de justicia social, que alcance el beneplácito de una ciudadanía castigada por la codicia financiera, la corrupción política y los recortes pérfidos realizados tanto por la derecha como por la izquierda mediática.

En tercer lugar, tanto la postura de Rubalcaba como la postura de Chacón son muy próximas ideológicamente. Los dos defienden la tasa Tobin, los eurobonos, el aplazamiento del ajuste y que el BCE saque lo más rápido posible el bazuca. Pero, ¿por qué no lo propusieron cansinamente en el parlamento europeo sus representantes? No se sabe. Ciertamente, por el discurso, parece que Chacón tendría un discurso más izquierdista que se acercaría a los postulados clásicos de la socialdemocracia. Rubalcaba se limita a presentar un candidatura donde sus ideas son prácticamente las mismas que llevaba en su programa electoral, que se podría situar ideológicamente en el social-liberalismo.

No obstante, ninguno de los candidatos crítica el pacto del euro (acuerdo que consagra el neoliberalismo de facto en la UE), ninguno de los candidatos crítica enérgicamente sus traiciones ideológicas como la reforma constitucional, el retraso de la edad de la jubilación, la reforma laboral, la subida del IVA, etc. Todos hacen autocrítica, pero justifican que si eso no se hubiera hecho ahora estaríamos intervenidos por el FMI y la UE. Pero ¿A caso en la carta que se le envió a ZP firmada por el antiguo gobernador del BCE, Jean-Claude Trichet, y el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez, no se decía que a cambio de un compra de deuda pública española por parte del BCE , España debería acometer las contra reformas estructurales hechas por ahora? ¿Eso no es estar intervenidos?

En definitiva, la renovación del PSOE parece un teatro burdo. El congreso se hubiera tenido que celebrar más tarde y con un debate ideológico más acentuado, con más candidatos y no tan cortés y aburrido como lo que se ha experimentado durante la campaña de ambos candidatos. Espero que salga quien salga se realicen las primarias a la francesa como instrumento de acercamiento del PSOE a la ciudadanía, a la calle. Aunque si sale un secretario general ese será el próximo candidato y no habrá ni primarias ni nada. Cierre de filas y a obedecer. El PSOE necesita de una re-fundación inminente pero que debe ser fruto de una discusión sobre la esencia de la socialdemocracia, de sus principios, que recuerde su origen, sus pretensiones, que se atreva a enarbolar un discurso como el de sus socios franceses, por poner un ejemplo. Si no, el PSOE se diluirá entre los cientos de partidos españoles, pasando a la irrelevancia política más oscura.

Deja un comentario

Comienza la nueva era neoliberal conservadora


La nueva legislatura conservadora ha empezado a andar. El lunes, Rajoy anunció su plan económico. Tal hoja de ruta contenía  un recorte presupuestario de 16.500 millones, exenciones fiscales, actualización de las pensiones, medidas absurdas y bastante cantidad de ambigüedad marca de la casa. El ajuste no se concretó en que partidas  se efectuará y además se apropió del decreto-ley aprobado por el anterior gobierno que actualizaba las pensiones, haciéndolo suyo para no quebrantar la confianza de los que le votaron. Si al tijeretazo le sumamos las exenciones fiscales a Pymes, este se incrementará en 26.500 millones, y si el déficit en lugar de terminar en el 6% termina, según indicaban los analistas de BBVA, en el 8%, el ajuste deberá ser de 40.000 millones, una auténtica burrada de la que el capítulo social no se salvará ni por obra de su  señor católico. Rajoy también afirmó la supresión de los puentes con la escusa barata de que no somos productivos y que necesitamos trabajar más, además de afirmar que una de sus prioridades será la reforma laboral, contrarreforma que abaratará aún más el despido, hará más precario el empleo con los famosos minijobs y primará en los convenios al empresario, al cual se le atribuye que es el creador de empleo. Esto es una gilipollada, con perdón. Somos el país de la OCDE que más trabajamos, además que producir más no garantiza mayor crecimiento, ya que ¿si produces mucho (hay mucha oferta) pero no existen compradores (demanda)? Pues hay sobreproducción y el crecimiento sigue estancado. Lo que hace falta es un incremento de la demanda interna a través de inversión pública y una subida de salarios para aumentar el consumo, ya que a mayor consumo, mayor demanda, y, por tanto, el empresario contrata para satisfacer la demanda. Es lógica económica.

El otro punto determinante fue la elección de los ministros. La vicepresidenta será su mano derecha Sáez de Santamaría. El de economía y (¿) competividad (?) será el ex Lehman Brothers De Guindos, que dices ¿si él colaboró con la quiebra de ese banco de inversión porque ponen a un pésimo gestor al frente del estado? Increíble. Pero la cosa no queda ahí. El ministro de defensa, Pedro Morenés, que hasta hace poco se sentaba en su sillón de directivo de la compañía de armamento Instalaza SA., que fabricaba bombas de racimo, prohibidas por Naciones Unidas. Sin comentarios. El ministro de Medio Ambiente, entre otras cosas, Miguel Arias Cañete, tiene acciones en petroleras, según Público. Mientras, el de Interior, Jorge Fernández Díaz, está vinculado a la iglesia, cosa que, en principio, no es importante. La alarma se enciende cuando su vinculación a la santa madre iglesia es por parte de la rama ultraderechista de Rouco Varela. El sociólogo José Ignacio Wert, tertuliano de la canal económica de Intereconomia, será el de educación, cultura y deporte. Madre mía.

La etapa ultra neoliberal está ya en marcha. Al lunes siguiente, Rajoy ya anunciará las nuevas medidas concretas. La contrarrevolución más pura ya está en marcha. O la paramos o nos arrastrará a la pobreza más extrema y a la sumisión más represiva.

Deja un comentario

Sr. Rajoy subir el IVA es una locura


El PP pretende aumentar el tipo del gravamen impositivo sobre el valor añadido (IVA). Esta decisión, que ya ha tomado sus homólogo portugués, castigaría el ahorro del trabajador y del empresario pequeño y mediano. Si durante la aprobación del impuesto de patrimonio por parte del gobierno socialista se criticaba desde las esferas económicas más conservadoras que esta medida castigaba el ahorro, no entiendo porque en el caso de subir el IVA nadie dice nada. Incluso, creo yo que subir el IVA de verdad castiga el ahorro, y de forma más grave el consumo, que no la aplicación de un tasa patrimonial a las grandes fortunas, que en España viven como si fuera (¿o lo es?) un paraíso fiscal para ellos.

Si durante el debate de la aplicación del impuesto sobre el Patrimonio, se argumentaba que tal impuesto castigaba el ahorro, y que ese ahorro era realizado por parte de los empresarios que daban, a su par, trabajo al país. Esa hipótesis, procedente de un mundo metafísico, carente de realidad, elaborada en sus cabecitas pensantes, de teoría puede estar bien o mal, pero realmente carece de efectividad. El trabajo se crea si hay demanda. Y eso lo sabe todo el mundo. Por tanto, atribuir que un impuesto sobre el Patrimonio de las aristocracias de este país es contraproducente y crea paro, es además de una barbaridad ilógica una hipótesis que huelga de credibilidad y soporte científico. Por cierto, no es demagogia decir que paguen más lo que más tienen. Están confundidos. Eso se llama justicia social, señores y señoras.

No obstante, dejemos el tema del impuesto sobre el patrimonio, ya que hablar de tal tributo ya no es actual, y centrémonos en la pretensión de los conservadores de legislar una subida sobre el IVA. Una subida del IVA perjudicaría al autónomo, que es la principal fuente de empleo de este país, ya que da trabajo a un 80% del país. Esta subida lo perjudicaría, porque en tiempos donde el consumo está por los suelos y los pequeños y medios empresarios subsisten a duras penas, esta subida del gravamen los empujaría sin querer a cometer fraude fiscal (recordemos que el principal infractor son las grandes empresas y la banca, ya que su fraude representa un 71% del total) ¿Por qué? Porque aumentar los impuestos indirectos y, en especial, los que inciden sobre el consumo, hacen decaer la demanda y, en consecuencia, la actividad económica hoy ya mermada por la aplicación de medidas incorrectas y contraproducentes sacadas del recetario neoclásico.

En definitiva, la subida del IVA en España es como dar al enfermo veneno para que se cure, es una locura. La intención del Sr. Rajoy de igualar el tipo impositivo al de sus homólogos europeos, hace que los sectores pro Europa lo vean con buenos ojos porque es un paso hacía la armonización fiscal en la UE. Pero no cualquier cosa que sirve para que Europa se una es bueno. Esto empieza ya a ser como los nacionalismos, que detrás de su retórica unitaria se esconden balas que dañan las clases medias y populares. No queremos ser una UE cueste lo que cueste, queremos ser una UE donde la palabra Estado del Bienestar no sea un viejo recuerdo ahogado y subyugado a los compromisos de consolidación fiscal.

Deja un comentario

Europa consagra la ortodoxia


Tras nueve horas de negociación entre los países miembros de la UE se ha acordado que el déficit cero, es decir, el control exhaustivo y contraproducente del gasto público es ya una realidad que se deberá consagrar en todas la carta magnas con sangre si hace falta. En España no hará falta porque como somos los alumnos aventajados de Merkocy ya la establecimos el pasado verano tras el chantaje infame del BCE ¿Chantaje? Si. Trichet envió una carta a Zapatero y Berlusconi en la que les sugería (obligaba) que realizarán reformas estructurales (recortes) o establecieren el déficit cero en sus textos sacrosantos, ya que el BCE había comprando deuda europea.

Esta norma del déficit cero será el socavamiento del Estado del Bienestar y el entierro del sueño de la Europa social. Este acuerdo institucionaliza el neoliberalismo como doctrina predominante en Europa. Mientras, el Reino Unido no aceptó el acuerdo neoliberal. Pero no crean que fue porque Cameron no comulgará con los dogmas de la economía libre, si no porque el firmar ese acuerdo suponía perder soberanía, y como ya saben, los anglo-sajones son muy suyos y su jingoísmo suele resurgir con bastante periocidad. Sin embargo, ayer a nuestros dirigentes Zapatero y Rajoy, no les hubiera venido mal un toque de nacionalismo español, para al menos plantarse ante Europa y decir no a su regla de control presupuestario.

Esta regla fulmina la soberanía estatal. Los parlamentos carecen ya de poder. Las decisiones las toman tanto los líderes conservadores de la entente franco-germano como los tecnócratas liberales que gobiernan esas instituciones tan (In) dependientes del poder económico.  Asimismo, el no poder gastar más de lo que se puede matará el desarrollo social. Porque un estado no se administra como una familia o como una empresa. El Estado es un ente especial con características propias, y por tanto es inútil que se rija por los postulados del libre mercado.

A todo esto, la única solución posible, es decir, una compra retroactiva de deuda por parte del BCE, de toda la deuda emitida desde que se agudizó la crisis, liberando así de loas balances de los bancos su activos tóxicos de deuda y su influencia sobre los gobiernos. Hasta entonces cualquiera unión política será una tapadera con la que se enmascararan medidas que agudizan el paro, la pobreza y la desolación en Europa.

Deja un comentario

Causas polítcas de la crisis: la tercera vía


La crisis económica que hoy padecemos en el mundo, y con mayor profundidad en nuestro viejo continente, fue causada en parte por la izquierda mediática. Si, parece una contradicción a todos mis análisis hechos hasta ahora, pero seguidamente comprendan que no.
En el periodo comprendido entre 1945 y 1970 las crisis económicas acontecidas en el mundo se pueden contar con los dedos de la mano. El capitalismo desarrollado entonces, era un capitalismo productivo que estaba regulado para evitar excesos que condujeran a crisis tan descarnadas como la que sufrimos hoy en día en nuestras carnes. Además, el modelo nacido de la crisis económica del 29 de protección social, conocido como Estado del Bienestar, garantizaba en todos los ámbitos una protección y un bienestar al ciudadano que permitía avanzar hacia una nueva sociedad, hacía una sociedad distinta. Este modelo creado por la izquierda garantizaba prosperidad y bienestar .Pero, a partir de los años 60 y 70 la contrarrevolución neoliberal, empezó a fraguar. Los partidos de ideología conservadora que preconizaban una economía liberalizada, empezaron a ganar. No obstante, está economía de mercado sin regulación tenía un componente distinto a la tradicional clásica: la excesiva importancia del crédito y de la especulación. Esta teoría revisionista, propugnada por la Escuela de Chicago, fue probada durante la dictadura chilena de Augusto Pinochet. Sus resultados fueron envidiables. Las corporaciones ganaban mucho más. Eso sí, a costa del incremento desproporcionado de las desigualdades. A partir de ahí, el conservadurismo evolucionó en un neoconservadurismo y el liberalismo productivista de antaño se convirtió en un neoliberalismo donde las finanzas gozaban de preeminencia. Esta contrarrevolución, empezó de verdad a partir del ascenso al poder de los partidos conservadores tanto en Reino Unido (Thatcher) como en EE.UU. (Reagan), donde sus políticos aplicaron la doctrina.
Sé que ustedes se preguntaran, pero ¿Y esto que tiene que ver con nuestra crisis y con la izquierda mediática? Ahora lo dilucidaremos. La ola neoliberal fue tan grande que arrastró a la izquierda socialdemócrata. Esta, observando la prosperidad de una economía pujante, que comenzaba a inflar una terrible burbuja, empezó a discernir sobre sus pilares ideológicos. En esta discusión se produjo una nueva revisión de los dogmas de la izquierda. Si en 1899, Eduardo Berstein publicaba Las premisas del socialismo y las tareas de la socialdemocracia, con lo que ponía en tela de juicio algunas ideas esgrimidas por Marx y Engels en sus escritos, en 1998, 99 años después, el sociólogo británico A. Giddens publicaba La tercera vía: la renovación de la socialdemocracia, con el que removía los axiomas de la socialdemocracia keynesiana, aceptando varías premisas de la Escuela de Chicago. Con ello nacía el social-liberalismo.
Las tesis fueron aceptadas por las principales figuras de la izquierda en ese momento: Clinton y Blair. Cabe destacar que el caso de Clinton es diferente, ya que el Partido Demócrata, comenzó su derechización a partir del gobierno presidido por Carter. Tanto aceptaron las tesis, que Thatcher declaró que el mayor logro de su carrera política fue Tony Blair. Esto avalaba la tesis de cambio en la izquierda mediática. Esto durante la etapa de pujanza económica se pudo mantener. Era la época donde se nos reincidía que las ideologías habían muerto .Que se trataba de elegir entre un gestor u otro. Sin embargo, ese mundo donde las familias se habían endeudado hasta las cejas y las entidades de crédito se habían forrado con la democratización del mismo se vino abajo de la noche a la mañana. Entonces, la socialdemocracia y parte de la derecha vio que ese ritmo de desregulaciones del capital había llevado a esa situación. Es cuando se empezó a hablar de la refundación del capitalismo, pero estas nobles intenciones se olvidaron pronto. El problema fundamental de la desaceleración residía en que los bancos habían quebrado y como la lógica del dinero se había impuesto, decidieron rescatarlos. Es decir, como los postulados de Giddens abogaban por que lo privado era siempre más eficiente, decidieron socializar las pérdidas y privatizar el beneficio. Nunca pensaron en nacionalizarlos o crear una banca pública. No, eso olía a comunista. Los rescates condujo a que los erarios estatales se vaciarán, dando lugar a déficits colosales. Para más inri, las entidades rescatadas se negaban a conceder créditos, cosa que freno el crecimiento y agudizo la recesión. Esto derivó en que los políticos teóricos de izquierda, se derechizarán más y aceptaran de pleno las tesis neoliberales. Es cuando, empezaron a recortar. Esto políticamente tuvo consecuencias. No había alternativa para salir de la crisis. No había contrapesos o chek and balance real ya que tanto la derecha como la izquierda mediática aplicaba las mismas medidas.
En conclusión, la crisis también fue producida por la izquierda mediática al aceptar esta las tesis de libre comercio, rechazando la intervención del estado en materia económica y el aumento de los ingresos en lugar de recortar a diestro y siniestro. Por tanto, la crisis es consecuencia del neoliberalismo, sistema que no funciona. Es verdad que funciona para los ricos, pero hasta un cierto tiempo. El recorte continuado imposibilita el crecimiento. Esto aún no lo ha aceptado la izquierda mediática, convirtiéndose en cómplice de la derecha como causante de la crisis. Esta es una de las principales causas políticas de la crisis.