Deja un comentario

Paro, competividad, salarios y esclavitud moderna


Los economistas neoliberales consideran que el paro es voluntario, ya que este  desaparecería si los trabajadores aceptasen reducir sus salarios hasta los niveles de equilibrio del mercado de trabajo. Por tanto, ellos consideran que la rigidez del mercado laboral a la baja es la causa fundamental del desempleo. Estos economistas también consideran que el equilibrio entre la productividad (disfrazándolo de competividad) y los salarios es fundamental para  la buena marcha de la economía. Incluso, basándose en este principio, argumentan que la subida de los salarios en España es causa de la baja productividad, y que la baja productividad, a su vez, se convierte en factor que explica el elevado paro que tenemos en nuestro estado. Todas estas proposiciones son legítimas pero equivocadas, y gozan de una certeza científica bastante cuestionable, ya que se refutan fácilmente.

En primer lugar, el paro no es voluntario. El paro existe porque en esa economía hay una escasez de demanda. Es decir, que se tengan unos salarios elevados o bajos no influye sobre la capacidad de contratación en último término, porque si no hay demandantes, tú no puedes producir, y por tanto la existencia de un salario alto o bajo es irrelevante para que esa empresa funcione o tenga su razón de creación.

En segundo lugar, la rigidez del mercado laboral español no es la causa del desempleo. El factor del desempleo es un modelo productivo obsoleto, encarado a la pura especulación, que no a la producción de bienes y servicios de calidad, innovadores y competitivos.

En tercer lugar, los economistas utilizan de forma interesada las estadísticas sobre la evolución de los salarios. Ellos dicen que los salarios han subido, y eso en parte es cierto. El salario nominal subió desde el año 2000 hasta ahora. No obstante, los salarios reales (los que tienen en cuenta la variación de los precios y que muestran de forma más real la capacidad adquisitiva) bajaron 5,94% en el periodo de 1996 hasta 2006. Por tanto, el argumento de que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades es falaz y que la causa de la baja productividad sea el aumento de los salarios también es falso.

¿Y por qué se empeñan los economistas neoliberales en afirmar esto? Porque ellos, siervos de las elites financieras (o integrantes de ellas) les interesa debilitar el mundo del trabajo para perpetuar su dominación sobre las clases trabajadoras ¿Cómo? Si la gente es más pobre, porque tiene un salario más bajo para poder vivir, primero tendrá que endeudarse para acceder a bienes básicos como la vivienda, entonces firmará una hipoteca con su banco y el firmante estará en régimen de esclavitud moderna durante toda su vida. A su vez, el tener menos capacidad adquisitiva hace que los trabajadores pierdan poder político (que se deriva de facto del económico) y por tanto tengan una capacidad reducida de alcanzar posiciones de dominio social.

Estas son algunas pinceladas de la contrarrevolución neoliberal. Intentemos que las fuerzas reaccionarias no avancen, sino nuestro futuro será nuestro pasado. Concretamente el del siglo XIX o incluso, el de la edad media.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: