Deja un comentario

O tiramos de heterodoxia o Europa se hunde


Europa camina hacía su extinción como unión monetaria. Esta afirmación empieza a ser una realidad inminente, y si no se toman medidas eficaces, este pronóstico de carácter apocalíptico se cumplirá. Sin embargo, la cuestión piramidal de todo el enredo de la crisis económica en nuestro viejo continente es que políticas se deben llevar a cabo. Hemos visto como las recetas encaminadas a la reducción del déficit no han servido para nada. Incluso nos han acercado con mayor celeridad al pozo temible de la caída de Leheman Brothers. Por tanto, ya es hora de asumir que la ortodoxia es errónea, que las políticas económicas conservadoras no sirven y que sin heterodoxia y keynesianismo no hay nada que hacer.

Europa solo se puede salvar primero con medidas que frenen la especulación, es decir, con la emisión de eurobonos, con la creación de un tesoro común, con la compra masiva de deuda por parte del BCE, con la realización de leyes que frenen la especulación y con la introducción inmediata de la tasa tobin. Posteriormente, hay que trabajar para crear una auténtica unión política. Si Europa tiene que ser un estado federal que lo sea. Esta Europa más izquierdista tendría que asegurar que los servicios públicos no podrán ser nunca degradados y privatizados y que los paraísos fiscales y los centros off-shore existentes en Europa no deben existir. Además sería necesario avanzar en la consolidación de la presión fiscal en todos los países, en la reforma estatutaria del BCE, creando un banco central público, además de crear una agencia de rating también pública.

Asimismo sería necesario impulsar un plan que fusionará elementos del plan Marshall y del New Deal. También visto que los bancos están lastrados, en teoría con la deuda pública adquirida, elemento a su vez de presión fáctica por parte de ellos para lograr sus pretensiones como la de bajar los salarios con el objetivo perverso de que las familias se endeuden más para que estas sean aún más rehenes del poder financiero, se debería aplicar una compra retroactiva de la deuda pública por parte del BCE. Además, el incremento de los salarios y la reducción de la jornada laboral, impulsaría el consumo, traduciéndose en mayor actividad y, por consiguiente, en mayor crecimiento.

Es cierto que todas las medidas apuntadas a día de hoy parecen utópicas, pero sin ellas Europa se hunde. Cabe destacar que una vez se habría realizado todo esto, hubiera sido necesario un replanteamiento del modelo productivo, para aplicar paulatinamente uno mayor ecológico, ya que si no nos cargaremos nuestro habitad y nuestra existencia. De momento, la existencia de Europa está en juego. Si vuelven a apostar por la ortodoxia, ya pueden enterrar el proyecto Europeo de Adenauer, Monnet, Schuman o Spaak.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: