1 comentario

Apuntes sobre la campaña


Hoy comienza la campaña electoral, publicándose a su vez  el primer sondeo. Los resultados mostrados son sencillamente desoladores. El PP obtiene una mayoría absoluta, reafirmando el cambio de gobierno que supuestamente demanda la sociedad española, sin que la corrupción y los recortes le pasen factura. El PSOE, tiene los peores resultados  de su historia. El paro, el viraje hacia la derecha y la gestión discutible de la crisis, parecen costarle la pérdida del poder a nivel nacional, una vez que en los pasados comicios perdió el poder autonómico. IU sube a 8, pero no conecta lo suficiente con el electorado y parece que el sistema electoral le condena a una subida amarga. CIU lograría 13, obteniendo unos resultados incomprensibles, debido a su psedoprivatización de la sanidad pública. Del resto de partidos, destacan los 3 de UPyD y de Amauir, la marca política de la autodenominada  izquierda abertzale. El sondeo muestra la muerte de la democracia del consenso (que aporta pluralidad al debate político) y la consolidación de la democracia mayoritaria.

Como es normal se suceden los debates electorales. Estos  muestran, además de los ya clásicos eufemismos, algunas propuestas que se reflejan vagamente y alguna vez de forma concreta en los distintos programas, aumentándose en los partidos que encarnan el llamado Bipartidismo de facto. Pero, sean cuales sean las propuestas de los (del) partidos (partido) con posibilidades de llegar a Moncloa, tendrán que realizar sin dilación los deberes que le manda la maestra Christine Lagarde (persona que por cierto estaba imputada por cometer un presunto trato de favor al empresario Bernard Tapie, amigo de Nicolás Sarkozy. Los deberes los sabemos de sobra: aumento de los gravámenes impositivos indirectos, rebaja cotizaciones sociales, flexibilización del mercado laboral, etc.

Por lo que se refiere al sistema electoral, sabemos que este es  injusto. Para que el PSOE o el PP obtengan un diputado necesitan tan solo 65.000 votos. En el caso de CIU y PNV 70.000 y 50.000, respectivamente. IU necesitaría 480.000. ¿Es justo el sistema? Claramente no.

También encontramos un dato significativo de las últimas elecciones autonómicas. Mientras los dos partidos mayoritarios obtenían el 40 % del voto de la población española, la abstención y el voto nulo obtenían un 32 % del “voto” de los habitantes de España. Asimismo, encontramos que el Movimiento 15-M contaba con un 70% de aprobación entre los españoles, según el CIS, cuando este movimiento de índole social se declaraba en contra de la partidocracia (según se jerga) representada por PP y PSOE. Sinceramente esto da mucho que pensar.

La campaña que acaba de empezar es profundamente monótona y previsible. El PP, será el gran vencedor , el PSOE experimentará un batacazo histórico , y los partidos minoritarios continuarán anclados en el puerto por culpa de ese ancla que no les deja despegar en nombre de la sacrosanta estabilidad política aportada por un sistema bipartidista , al estilo de la restauración del siglo XIX y XX. Mientras tanto, ningún gobierno sin una actuación europea, sin un liderazgo pro Europa conseguirá sacarnos del atolladero económico y de la ignominia de una paro descomunal, récord en la UE.  Empezó el teatro electoral. Aunque cambien los actores, el tipo de función será la misma: tragedia. Ojalá no fuera así, pero los guionistas de la obra no dejan margen al libre albedrio. Les interesa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: