Deja un comentario

Cavilaciones sobre el movimiento 15-M


Me siento en una nube mirífica donde los sueños de un estallido social se convertido en realidad pura y tangible. Se acaba de demostrar que solo una chispa era necesaria para desatar la indignación de la gente. Curiosamente ha sido la gente joven, esa que se le acusaba de apolíticos, de estar todo el día fumando y bebiendo, de ser miembros de la generación ni-ni, en fin, de no hacer nada delante del horizonte cruel, vil y despiadado que se le antojaba. Pero los jóvenes, sin condenarse a la resignación, al desasosiego, han preferido la acción. Acción convertida en manifestaciones, movilizaciones y concentraciones pacíficas emulando según se vea al Mayo del 68, o a la reciente primavera árabe. Esto ha servido para demostrar delante del mundo que nuestra ciudadanía no se le engaña, y que si ha permanecido impasible hasta ahora ha sido por pura casualidad. Por eso al igual que la plaza Tahir, con la revolución egipcia, la plaza de la Puerta del Sol ha erigido como el punto simbólico de nuestra revolución, la que dicen los medios anglosajones spanish revolution. Esta revolución no-violenta no está exenta de propuestas, como dicen algunos, sino que constituye la ejemplificación prodigiosa de un programa de izquierdas. Si han leído bien de izquierdas. Por que las propuestas estipuladas en el manifiesto de Democracia Real Ya (organización impulsora del movimiento), son del todo izquierdistas o progresistas, ya que proponen entre otras cosas: una política fiscal progresiva y progresista, reforma de la ley electoral, listas abiertas, reparto más equitativo de la riqueza, etc… Que si, un ciudadano de derechas puede acudir y exponer sus pensamientos, debatir y aportar pluralidad al debate, a los foros de reflexión que se realizan que dotan de un impulso a la cultura, al saber, y reblandecen las mentes secas. No obstante, el ciudadano de derechas debe atenderse a lo siguiente: la diferencia fundamental y simple, entre izquierda y derecha, es que los primeros buscan el bienestar de la gente, y los segundos el de unas elites predeterminadas. Esto constituye un dogma esencial en la ciencia política. Aunque comparto que los portavoces no se designen de izquierdas o derechas, ya que eso supondría perder fuerza de movilización, pese a que todas las proclamas se engloban en el espectro plural de la izquierda política. De ahí subyace la gloriosa visión de tricolores y camisetas del Che.
Es verdad como he apuntado que los jóvenes han sido los engendradores, pero los adultos y los mayores , se han sumado para reclamar que no somos mercancía , que no se negocie y especule con nuestro derechos , que no queremos más políticos corruptos sea por el Gürtel o por los Eres , que no queremos más un bipartidismo bicéfalo y corrompido , que estamos cansados de ver las continuas vituperaciones de los políticos sin preocuparse por esas personas que viven en la calles , que se acaba el socialismo para los ricos de nuestro presidente ,etc.… Estamos hartos ya. Y por lo tanto nos manifestamos. Mañana en las urnas también lo haremos, eso sí, sin movilización en la calle no hay triunfo en las urnas que sirva. Las dos cosas son vitales para el cambio. Para reformar o destruir el sistema. Ustedes eligen. Adelante el futuro es nuestro , y nadie nos lo secuestrará. Viva la indignación reflexiva!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: